La sacrosanta libertad de expresión

 

Tu madre será muy santa y muy buena, pero tu eres una hija de puta.
Puta.
La virgen puta.
Putón.

Os permitís el lujo de mencionar ese insulto como si no fuera nada. Total, es una manera de hablar, no tiene importancia, si no lo eres no sé porqué te ofende.

En el nombre de la sacrosanta libertad de expresión, os permitís mezclar la religión con la prostitución. Los dos polos opuestos de un mismo sistema que nos agrede de la misma forma.
No creéis en la religión, pero que cool queda llamar puta a una virgen, ya ves, total, es un trozo de madera. Las que se ofenden son unas mojigatas. Unas putas mojigatas, eso es lo que sois.

Y no aceptáis que no es una cuestión de religión, sino de respeto.

Porque en el nombre de la sacrosanta libertad de expresión no se os ocurre en un pregón hablar de “negros de mierda”, aunque el racismo es un grave problema que está en la calle cada día.
Y como sabeis que es un grave problema, habeis aceptado que esa expresión si que se puede eliminar. No porque sea un problema que os afecte, total, sois blancos, a nadie se le ocurrirá compararos con un mono. Pero entendeis que la corrección política es una ayuda.
En el nombre de la sacrosanta libertad de expresión no se os ocurre en un pregón decir ” maricones con pluma”, porque vosotros no sois homófobos, sois guays, y al primero que os diga a la cara esa frase, le vais a afear la conducta.
Si un edil, un concejal, un humorista usa esa frase, en Twitter lo vais a crucificar, vais a exigir que pida disculpas, que dimita, que se flagele y vais a desear que se vaya a una isla desierta donde un grupo de gorilas le sodomicen, para que así sepa lo que es bueno.

En el nombre de vuestra sacrosanta libertad de expresión nunca se os pasará por la cabeza usar la expresión ” ladrón como un gitano”. No, vosotros sois capaces de entender que un gitano no es un ladrón por ser gitano. Es más, cuando reportajes infames alimentan esos estereotipos os lanzáis en manada sobre el programa en cuestión y pedís que se le corte la cabeza al reportero, al realizador y hasta al director de la cadena.

Pero hete aquí que con las mujeres, esa capacidad de empatía se os disuelve como un terrón de azúcar en un litro de agua.
¿Que tiene de malo llamar a las mujeres putas?

Es sólo una expresión, no implica nada, no tiene porque ofenderos. Además, ser puta, lo sabe todo el mundo es guay, ganan dinero y se lo pasan bien, yo si fuese mujer me dedicaría a eso, anda que no tiene que ser guay follar y encima cobrar, si es que os quejais por todo.
Si, ya sabemos que según vosotras, más del 70% del tráfico de seres humanos se destina a fines prostituyentes, pero vamos, no me jodais, tampoco es para ponerse así. Si es que sois unas histéricas, total, yo no he conocido a ninguna puta que no lo fuera porque quisiera. Que las mujeres sois muy putas y os gusta tocarnos los cojones con cifras que lo mismo ni están tan controladas como parece, que vais siempre de listas.
A ver si ahora nos vamos a tener que callar y no vamos a poder decir lo que queramos porque se ofenden unas histéricas con ganas de llamar la atención.
Porque claro que sabemos que hay algún loco que asesina mujeres, pero bueno, que no hubiera sido una puta y no se hubiese ido con él, que es que parece que lo estáis buscando, joder, que encima que cuando os divorciais nos dejais en la calle, y no nos dejais ni ver a nuestros hijos, que putas llegais a ser, que lo hacéis solo por joder, si es que poco os pasa.
Claro que somos cool, jamás se nos pasaría por la cabeza violar a una niña entre varios, esos son unos cabrones, eso es lo que son; claro, que también hay que ver como van las niñas de hoy en dia, que parecen todas unas putas, con esos pantalones tan cortos y pintándose como putas. A mi hija jamás la permitiré vestirse así, porque mi hija no es una puta. Ni mi madre.
Mi ex-mujer sí que lo es, si, que le tengo que pasar una pensión para que ella pueda ir a la peluquería, la muy zorra. Si es que a la que nos descuidamos, vais a lo que vais, todas las mujeres sois iguales, ya lo dice el refrán : Puta tu abuela, puta la madre, puta tu tía, cómo no vas a estar en la putería.

La gente guay, con humor, los hombres progres como nosotros jamás compararíamos a la mujer con una puta, aunque lo pensemos, aunque lo sepamos.
Porque el pregón, atacaba a la religión, idiotas, que es que no sabéis leer entre lineas, que sólo pensáis en vosotras, pedazo de putas, que se os tiene que explicar todo.

Además, se va a hacer una misa de desagravio, no sé que más queréis, id con el arzobispo a rezarle a vuestra puta virgen y dejadnos en paz con nuestra libertad de expresión, joder.

Si al final van a tener razón los que dicen que las feministas sois unas putas integristas.

No.
Vosotros en un pregón no atacáis colectivos vulnerables y os defendeis luego diciendo que es libertad de expresión.
Vosotros sois muy cool, estáis concienciados.
Es que las feministas somos muy putas.
Y a nosotras no nos desagravia ninguna misa.

 

 

Deja un comentario