Dia de la tolerancia cero a la mutilación genital femenina

Hoy es el dia de la tolerancia cero a la mutilación genital femenina.

Desde hace tiempo nuestro grupo ha estado trabajando en la información, recopilación y maquetado de una campaña de visibilización de esta tortura a la que son sometidas 6.000 niñas al dia en todo el mundo.

 


Nuestro hastag #HablarYNoAblar nos pareció lo suficientemente corto como para permitir más caracteres en un medio tan poco flexible como es Twitter, y lo bastante contundente como para llamar la atención.
Asimismo, nos sumamos al hastag de Medicos del Mundo #StopMutilación.
Nuestra campaña empezó, técnicamente a las 10:00 de la mañana, previa difusión de nuestra carpeta de trabajo, en la que habíamos puesto todo el esfuerzo.
No ha sido una sorpresa el resultado: mínimo.

Si es cierto que hubo un pico de subida de tuits al cabo de una hora más o menos de ponerla en marcha, cuando cuentas grandes nos ayudaron en la difusión, pero poco más.
Más tarde nos hemos puesto a analizar quien tuiteaba sobre nuestro ht, y la sorpresa ha sido aún menor: excepto honrosas excepciones, todas las cuentas que se hacían eco eran de mujeres.
De MUJERES.
Los datos están ahí para quien quiera pasar a comprobarlos.
Si que hizo acto de presencia algún onvre, que le vamos a hacer. Por lo visto, que millones de mujeres sean mutiladas sexualmente en cualquiera de las variantes de la MGF sin anestesia, con objetos tales como cuchillas de afeitar, vidrios o simples navajas, con desinfecciones consistentes en ceniza o estiercol de animales, les parece una nimiedad si lo comparamos con el hecho de que en un tuit no hayamos puesto lo que, a su nada humilde entender, es lo realmente grave : que no “disfruten de su sexualidad”. Al año mueren miles de niñas y mujeres por las consecuencias físicas directas de semejante aberración, pero, caramba, no poder tener un orgasmo es en su baremo de injusticias el “top of the top”.

 

 

Luego apareció algún despistado que pretendía visibilizar su historia impactante y que debía ser leída si o si, y aunque no tenía nada que ver con la MGF, ni siquiera con el feminismo, era imperativo que lo que tenía que decir, se escuchara. Bueno, en este caso que se leyera.

 

Y por supuesto, no podía faltar quien, a falta de difusión de sus propios problemas ( reales o fingidos ) se ha metido en nuestro hastag para denunciar que las personas trangénero también sufren en la misma medida que las mujeres víctimas de MGF el dolor de la operación de cambio de sexo a la que, siempre según esta persona, son obligadas.


Son obligadas a meterse en un quirófano. Con anestesia. Con pre y post operatorio. Con cirujía especializada. Con seguimiento psicológico.

 


Según esta persona, ese sufrimiento es absolutamente comparable al de las niñas y mujeres estiradas en una cabaña en medio de la sangre de la niña que ha sido mutilada minutos antes que ella, con varios brazos sujetándola por brazos y piernas. Con otra persona encima de su estómago para que no se mueva.
Una niña que siente como el dolor la desgarra y que de gritar tanto, está días sin poder hablar.
Niñas y mujeres a las que cosen su sexo hasta tal punto que orinar se convierte en una tortura.
Niñas y mujeres a las que el marido, en su noche de bodas, las vuelve a abrir con un cuchillo porque no puede penetrarlas.
Niñas y mujeres que mueren dando a luz porque su canal vaginal está tan cerrado que la cabeza del bebé no puede pasar.

 

 

No hablamos lo suficiente del dolor que el patriarcado nos infunde a las mujeres por nuestro sexo.
Por ese sexo, que en su máxima expresión de desprecio, nos mutilan, nos arrancan y tiran al suelo porque les da asco.
Al patriarcado si hay una cosa que no le podemos negar es su crueldad.

Y si la máxima expresión de su crueldad es esta…¿que podemos decir de su negación? ¿de su eliminación como dolor real? ¿de su deseo de querer siempre ser el centro de atención hasta en nuestra tortura?.
No le basta al patriarcado con torturarnos y mutilarnos.
También debemos compadecer al verdugo, y al espectador indiferente al que, que pena, le han caído unas gotas de nuestra sangre impura mientras nos mutilaban, en el regazo. Y a quien no soporta que una mujer, cualquier mujer, un solo dia pueda tener un poco más de visibilidad de la que pueda haber tenido después de haber tuiteado que odiaba a la infancia y a pesar de todo, quería dedicarse a la carrera de magisterio.
La fama, los focos, el “miradme a mi”, no funciona con nosotras, las mujeres.
Porque nuestra fama viene después de mucho dolor. Los focos se apagan en cuanto descubren que somos humanas. Y el “miradme a mi”, sólo nos sirve cuando nos torturan y nos asesinan.
Y hay personas que no quieren ni eso.
Hay personas que querrían que muriésemos en silencio, sin molestar.
Pues eso se ha acabado, “querides mies”.
El feminismo está aquí, y ha venido para quedarse.

Dia 6 de Febrero, dia de la tolerancia cero a la mutilación genital FEMENINA.

 

 

Autoría:

Alicia, AnaL.,Ana P.,Carmen, Marisa, María, Víctor.

Deja un comentario